La química del AMOR

En NH Neuro Training hemos encontrado este interesante post donde se refleja de manera visual y clara el apego entre una madre y su bebé cuando ésta le besa en la frente.  Se observa claramente como se activan áreas cerebrales concretas relacionadas con la experimentación de emociones como el amor y la confianza, produciendo una explosión de Oxitocina (la hormona del amor), dopamina,  serotonina y vasopresina, lo que provoca el estrechamiento del vínculo entre ambos.

Os dejamos el texto que acompaña y explica la imagen

“This is the world’s first ever magnetic resonance image showing a mother and child’s bond.
The image is of neuroscientist Rebecca Saxe kissing her two month old son.

The child’s brain appears to be smoother and darker. This is because it has significantly less white matter. White matter is comprised of myelin, which is fatty tissue that acts as insulation for the wires that communicate messages inside your brain.

The activations in the image do not refer to the act of kissing but to the organisation of functional activity in infant brains.

Kissing causes a chemical reaction in your brain, including a burst of the hormone oxytocin. Oxytocin is often referred to as the ‘love hormone’ because it stirs up feelings of affection and attachment.

Kissing activates the brain’s reward system; releasing dopamine which makes us feel good. It also releases vasopressin which bonds mothers with babies and romantic partners to each other. It also releases serotonin which helps to regulate our mood”.

Lo que te explica el apego

En Aletea entendemos que la manera en que las personas nos relacionamos con el mundo y con nosotras mismas está determinada en gran medida por el tipo de apego que hemos desarrollado en los primeros años de nuestra infancia

Ser conscientes y entender la relevancia que tiene el apego en nuestra vidas, puede ayudar enormemente tanto a conocernos y entendernos como adultos, como a criar a nuestras hijas e hijos favoreciendo su seguridad y además unas relaciones más saludables.

El Instituto Karyn Purvys de desarrollo infantil en Texas ha creado este vídeo en el que de forma muy gráfica y visual explica tanto los tipos de apego como su manifestación en bebés y el desarrollo emocional.

Os lo dejamos aquí y esperamos que os ayude a reflexionar sobre vuestra propia historia y/o la manera de ejercer la crianza con nuestras pequeñas y pequeños.

 

Escritoras, no princesas

Esta viñeta de Marta Piedra es una muestra más de cómo las nuevas generaciones no van a estar dispuestas a seguir asumiendo que les escriban el cuento. Las niñas de hoy ya no quieren ser princesas, o quizá sí, pero en cualquier caso serán ellas quienes  lo decidan.

Ojalá el resto de la sociedad tuviese las cosas tan claras y permitiese que esa autonomía sea real ya. Cada una y cada uno de nosotras y nosotros tenemos un gran papel al respecto.

Favorezcamos que nuestras niñas sean libres, fuertes, autónomas, capaces y seguras; favorezcamos que nuestros niños sean respetuosos, concienciados con la igualdad, buenos compañeros… en las nuevas generaciones estamos tejiendo el futuro, dejemos que lo escriban por sí mismas.

Leonardo, el fracasado

La figura de Leoanrdo da Vinci la asociamos a genialidad y éxito en diversas disciplinas, aunque en la celebración de su quinto centenario se nos aproxima más de cerca su figura como persona.

Este video habla de cómo vivió el fracaso, el rechazo, de cómo una persona puede caerse, pero no por ello, hundirse, sino levantarse una y otra vez.

En tiempos en los que no hay espacio para el malestar o la derrota, que vivimos en un mundo competitivo y lleno de impostura sobre nuestra vida en redes sociales, consideramos muy importante poder darnos el permiso de experimentar, de dudar, de practicar la prueba y el error…

Especialmente importante consideramos poder transmitirles estos valores a las niñas y niños que están formándose como personas, para que incorporen la naturaleza de su propio aprendizaje, con sus equivocaciones incluidas, sin temor a ser rechazad@s por ello.

Fomentemos en la infancia, la observación, la experimentación tangible, el ensayo y error como método de aprendizaje, dejemos que se equivoquen, que se caigan y aprendan nuevos caminos… fomentemos así la genialidad del fracaso.

Y tú, ¿te atreves a fracasar?

Aletea llega a la Sierra Noroeste de Madrid

Ahora Aletea también en la Sierra Noroeste.
Aletea crece dando cobertura a una nueva zona. Especialización en terapia infantojuvenil,  para adultos y terapia de pareja.
Si vives en Villalba, Alpedrete, Moralzarzal, Galapagar o alrededores no dudes en contactar con nosotras.
Te atenderemos en un nuevo espacio ofreciendo la misma calidad, cercanía y eficacia.
¿Preferes que te llamemos?

El estrés de hoy, el instinto del miedo de nuestros ancestros

Os traemos hoy un animado video creado por Walt Disney en los años 70, en el que explicaba al público infantil cómo funciona nuestro cerebro y las reacciones del miedo y el estrés en nuestra vida cotidiana.

No puede estar más en boga en la sociedad actual, en la que la prisa, el miedo al fracaso, y la sensación de vulnerabilidad nos acompañan de forma frecuente.

Son muchos los casos de estrés elevado y sintomatología ansiosa que nos llegan, sin entender muy bien por qué el cuerpo reacciona con potentes crisis de ansiedad, somatizaciones de tipo gástrico, o del sistema nervioso, muchas veces en los momentos menos esperados.

Por eso desde Aletea intentamos favorecer siempre la conexión con el cuerpo, que es la mejor fuente de información sobre nuestro propio estado de salud, y que nos envía señales constantemente que nos indican que debemos ajustar nuestra actividad diaria antes de traspasar determinados límites y mantener una salud adecuada. 

Por ello os invitamos a verlo, porque de una forma amena y simpática podemos comprender un poco mejor nuestras reacciones fisiológicas y la importancia de escuchar y atender al cuerpo un poco más y mejor en el día a día. 

Esperamos que os guste.

 

Acompañando en la emociones

Buenos días aleteras y aleteros.

Seguro que os resulta común escuchar a vuestro alrededor frases del tipo “no llores”, “no lo pienses más”, “es mejor que pienses en lo positivo”, etc.

Y es que es natural que cuando tenemos a una persona querida pasando por un momento difícil, deseemos que vuelva a sentirse tranquila y aliviada cuanto antes, pero a veces, nuestra ayuda puede provocar justo el efecto contrario si usamos este tipo de frases, ya que esa persona puede sentir que no se le está escuchando, ni dejando espacio para liberar la carga emocional al instarle a que bloquee o reprima el llanto.

En dichas situaciones, es importante tener claro que es muy probable que no vayamos a poder quitar el dolor que esté sintiendo nuestro ser querido, pero sí podamos hacer que esa persona se sienta acompañada, escuchada y comprendida, validando sus estados emocionales.

En el rincón de “Revolucionando el aula” hemos encontrado esta imagen donde se agrupan de manera clara y sencilla algunas frases que acogen esos sentimientos y favorecen que la persona tenga un lugar seguro donde expresar sus emociones, necesidades y deseos, y así se pueda sentir acompañada en esos duros momentos. Así se favorece que aparezca el alivio de forma más natural y que no se de lugar a la vergüenza o la culpa que a veces se nos añade en estos estados.

Como veis, tenemos en nuestra mano, con unos sencillos cambios en la manera de abordar las emociones, la posibilidad de favorecer un mejor desarrollo emocional de las personas que queremos. ¿Os  animáis a probar?

Los beneficicios de volver a la rutina

La vuelta a la realidad es dura.

Necesitamos unos días de adaptación para cambiar las chanclas por el ordenador, y la crema protectora por cafés de máquina.

Son días de compartir las experiencias vividas y añorar los lugares disfrutados.

También es cierto que la vuelta supone un nuevo comienzo, una nueva oportunidad de implementar cambios en lo personal y lo profesional.

Renovamos las energías con un nuevo impulso, que aunque en pocas semanas se suele diluir, es bueno poder aprovechar.

Utilicémoslo para conectar con aquello que nos hace sentir bien, sensaciones que tenemos más recientes y podemos mantener.

Aquí tienes cinco sencillas claves que pueden ayudar a tu cerebro y a tu cuerpo a incorporarse con mejor energía.

  • Organiza mejor tu tiempo, intenta crear un momento nuevo especialmente para ti. Madruga más, resérvate una tarde entre diario o en el fin de semana. Esto puede ayudarte a mantener tu esencia, a no dejarte arrastrar por las obligaciones y anteponer siempre a los demás. Tú eres importante y saber cuidarte es fundamental para sostener el cuidado del resto de personas y obligaciones.
  • Introduce algo de ejercicio y movimiento. Vives en tu cuerpo, y mantenerlo ágil y saludable favorece la calidad de tu vida.
  • Depura tu dieta, introduce alimentos saludables de calidad y ricos en nutrientes. Solemos hacer excesos en el verano, y ahora está bien poder filtrar con una buena dieta, en la que volvamos a tener en cuenta las necesidades nutricionales de nuestro organismo.
  • Contacta con la gente que te hace sentir bien, fomenta tu sonrisa. El contacto con las personas es una de la fuentes de sanación más potentes. Elige bien con quién te apetece estar, y disfruta de su compañía y afecto.
  • Conéctate con la naturaleza, Ve a la montaña, o al parque de tu barrio, intentando hacer paseos conscientes. Estar en contacto con la naturaleza tiene importantes efectos beneficiosos en nuestra salud física y mental, y  es especialmente importante cuando vivimos en ciudades. Intenta vencer la pereza de vez en cuando y regalarte un paseo en el que disfrutes de tu entorno de manera plena.

Ánimo y a intentar allanar esa cuesta arriba con que nos suele  recibir septiembre.

GRACIAS POR ALETEAR CON NOSOTRAS

Esta semana cerramos el curso. Un curso lleno emociones y crecimiento.

Un curso en el que hemos celebrado nuestro primer año en funcionamiento, en que habéis sido más de 100 personas las habéis confiado en Aletea para acompañaros en vuestro camino…

En que hemos llenado de vida y luz los despachos con horas de trabajo dedicadas al bienestar y la salud.

Un curso en el que hemos aprendido y crecido también nosotras con cada experiencia que habéis compartido.
Así que solo nos queda daros las GRACIAS.

A l@s que habéis venido a Aletea este año, a l@s que nos leéis, compartís o seguís en Facebook, a l@s que nos escribís reseñas, a los que nos recomendáis a otras personas, a l@s que confiáis por primera vez, a l@s que aún os lo estáis pensando y a l@s que ni siquiera habéis oído aún hablar de nosotras.

GRACIAS por estar ahí y hacer que el vuelo de Aletea suba cada vez más alto con vuestra fuerza.

Porque Aletea es nuestro sueño, es lo que somos y con lo que queremos acercarnos a cada un@ de vosotr@s.

Buen verano y a seguir moviendo las alas.

 ¡Os esperamos en septiembre!

Fatima, Isabel y Sandra

Tú, yo y nuestras expectativas

¿Crees que las expectativas que tienes sobre tu pareja están influyendo en la calidad de la misma?

Como hemos comentado en otros post e ilustra tan acertadamente Flavita Banana en esta imagen (www.facebook.com/FlavitaBananaIlustracion/), una pareja no es sòlo cosa de dos, sino que además cada un@ aporta todas aquellas ideas, deseos, mandatos e incluso mitos sobre cómo debe funcionar la pareja, y sobre cuál es la manera más adecuada de relacionarse y comportarse.

Las expectativas están hechas a base de todo aquello que hemos visto y oído a lo largo de nuestra vida. Primero del modelo de pareja que hayamos tenido en nuestra familia, de nuestra propia historia de relaciones, de lo que nos han contado las personas de nuestro alrededor (amigos, familiares etc.) y, por supuesto, de todo ese escaparate que es la televisión, el cine, internet y la música, en las que se nos ofrecen modelos en los que reflejarnos, que no siempre son saludables ni realistas.

Es imposible liberarnos de ellas, porque forman parte de lo que creemos y lo que creamos… de lo que somos… pero no son inamovibles.

Por eso es importante en primer lugar, ser conscientes de ellas… pararse a hacer una reflexión acerca de lo que tenemos en la cabeza sobre cómo debe ser una pareja, e intentar analizar cuáles de aquellos pensamientos nos están ayudando a construir una relación sana y cuáles no sólo no lo hacen, sino que incluso la imposibilitan.

Se trata de ponernos unas “gafas de detective” que puedan cazar todas aquellas ideas que se hayan colado en nuestra mochila sin que realmente tengan que ver con lo que somos realmente.

El modelo de pareja de nuestros padres o cuidadores  como decíamos, nos va a influir irremediablemente, pero no tiene porqué ser el nuestro… ni tampoco justo el contrario… cada relación, cada persona y sus circunstancias son distintas, por lo que no existe una única manera de relacionarse, pero es frecuente que las personas se sorprendan repitiendo patrones que han visto en sus casas, a pesar de no sentirse identificados con esa manera de actuar. Por ello es importante prestar atención a este tipo de interacciones.

Lo que sí nos va a ayudar sean cual sean las circunstancias, es ser consciente de nuestras propias necesidades, aprender a satisfacerlas por nosotros mismos y a poder comunicarnos con nuestra pareja para demandar aquello que nos hace falta.

Aprender a sentir y aprender a pedir. Dos tareas sencillas y tremendamente complejas que implican la capacidad de autoconocimiento y también de autocuidado, herramientas que se desarrollan con mayor facilidad durante la infancia, así que aprovechemos a potenciarlas en nuestr@s niñ@s.