Fantasma Blitz

Hola Aleter@s.

Hoy el curso escolar llega a su fin, dejando a un lado los horarios frenéticos, los deberes, los exámenes, las agendas, las tutorías, etc. Y dando lugar al tiempo libre para invertir en los amigos, familia, conocer lugares nuevos y jugar.

A veces supone un desafío ocupar el tiempo libre con actividades divertidas y lúdicas.

Para que esto sea algo más fácil de llevar os propondremos diferentes juegos y cuentos para realizar y leer en familia.

Os presentamos el siguiente juego de mesa, Fantasma Blitz, que además de ser perfecto para desarrollar las destrezas de razonamiento lógico, la rapidez mental y las habilidades sociales, es una manera divertida de pasar esas tardes tan calurosas.

Leonardo, el fracasado

La figura de Leoanrdo da Vinci la asociamos a genialidad y éxito en diversas disciplinas, aunque en la celebración de su quinto centenario se nos aproxima más de cerca su figura como persona.

Este video habla de cómo vivió el fracaso, el rechazo, de cómo una persona puede caerse, pero no por ello, hundirse, sino levantarse una y otra vez.

En tiempos en los que no hay espacio para el malestar o la derrota, que vivimos en un mundo competitivo y lleno de impostura sobre nuestra vida en redes sociales, consideramos muy importante poder darnos el permiso de experimentar, de dudar, de practicar la prueba y el error…

Especialmente importante consideramos poder transmitirles estos valores a las niñas y niños que están formándose como personas, para que incorporen la naturaleza de su propio aprendizaje, con sus equivocaciones incluidas, sin temor a ser rechazad@s por ello.

Fomentemos en la infancia, la observación, la experimentación tangible, el ensayo y error como método de aprendizaje, dejemos que se equivoquen, que se caigan y aprendan nuevos caminos… fomentemos así la genialidad del fracaso.

Y tú, ¿te atreves a fracasar?

El estrés de hoy, el instinto del miedo de nuestros ancestros

Os traemos hoy un animado video creado por Walt Disney en los años 70, en el que explicaba al público infantil cómo funciona nuestro cerebro y las reacciones del miedo y el estrés en nuestra vida cotidiana.

No puede estar más en boga en la sociedad actual, en la que la prisa, el miedo al fracaso, y la sensación de vulnerabilidad nos acompañan de forma frecuente.

Son muchos los casos de estrés elevado y sintomatología ansiosa que nos llegan, sin entender muy bien por qué el cuerpo reacciona con potentes crisis de ansiedad, somatizaciones de tipo gástrico, o del sistema nervioso, muchas veces en los momentos menos esperados.

Por eso desde Aletea intentamos favorecer siempre la conexión con el cuerpo, que es la mejor fuente de información sobre nuestro propio estado de salud, y que nos envía señales constantemente que nos indican que debemos ajustar nuestra actividad diaria antes de traspasar determinados límites y mantener una salud adecuada. 

Por ello os invitamos a verlo, porque de una forma amena y simpática podemos comprender un poco mejor nuestras reacciones fisiológicas y la importancia de escuchar y atender al cuerpo un poco más y mejor en el día a día. 

Esperamos que os guste.

 

Acompañando en la emociones

Buenos días aleteras y aleteros.

Seguro que os resulta común escuchar a vuestro alrededor frases del tipo “no llores”, “no lo pienses más”, “es mejor que pienses en lo positivo”, etc.

Y es que es natural que cuando tenemos a una persona querida pasando por un momento difícil, deseemos que vuelva a sentirse tranquila y aliviada cuanto antes, pero a veces, nuestra ayuda puede provocar justo el efecto contrario si usamos este tipo de frases, ya que esa persona puede sentir que no se le está escuchando, ni dejando espacio para liberar la carga emocional al instarle a que bloquee o reprima el llanto.

En dichas situaciones, es importante tener claro que es muy probable que no vayamos a poder quitar el dolor que esté sintiendo nuestro ser querido, pero sí podamos hacer que esa persona se sienta acompañada, escuchada y comprendida, validando sus estados emocionales.

En el rincón de “Revolucionando el aula” hemos encontrado esta imagen donde se agrupan de manera clara y sencilla algunas frases que acogen esos sentimientos y favorecen que la persona tenga un lugar seguro donde expresar sus emociones, necesidades y deseos, y así se pueda sentir acompañada en esos duros momentos. Así se favorece que aparezca el alivio de forma más natural y que no se de lugar a la vergüenza o la culpa que a veces se nos añade en estos estados.

Como veis, tenemos en nuestra mano, con unos sencillos cambios en la manera de abordar las emociones, la posibilidad de favorecer un mejor desarrollo emocional de las personas que queremos. ¿Os  animáis a probar?

El respeto al desarrollo integral de los niños

Buenos días aleteros

Cada vez son más las familias preocupadas por encontrar colegios que no primen solo el cumplimiento curricular, sino que sean respetuosos con el desarrollo integral de las niñas y niños, favoreciendo entornos y metodologías que fomenten la libertad y creatividad.

Os dejamos este bonita historia al respecto que muestra como puede apagarse el color de cada niñ@ si no les dejamos ser…

Esperamos que os guste

Cómo potenciar la asertividad en los niños

¿Qué es la asertividad?

Hoy en día se escucha de manera frecuente el término asertividad, pero ¿tenemos claro en qué cosiste ser asertiv@?, ¿sabemos cómo potenciar esta habilidad en l@s niñ@s?

La asertividad es la habilidad social que nos permite expresar nuestra opinión y deseos defendiendo así nuestros derechos, respetando a los demás. Consiste en poner límites utilizando el “no”.

¿Pero qué les frena a l@s niñ@s a poder decir “no”?

Muchas veces viene interferido por el miedo a ser rechazad@ y no ser aceptad@ por el grupo de iguales. Llegando a conductas propias de la sumisión o comportamiento de sobreesfuerzo por los demás, dejando a un@ mism@ en un segundo plano. Este tipo de estrategias se pueden automatizar hasta la vida adulta provocando una gran sensación de inseguridad, miedo a la soledad o sensación de agotamiento por tener la idea de intentar satisfacer y priorizar a los demás, olvidando nuestras propias necesidades.

Por este motivo desde pequeñ@s es importante alimentar el amor hacia sí mism@s.

Hoy os presentamos un excelente cuento que ayuda a entender a l@s niñ@s cómo se puede decir “no”, a través de una historia de un pequeño erizo que regala todas sus púas para encontrar amig@s. En su camino por el bosque se irá encontrando diferentes personajes a los que irá regalando sus púas, quedándose así sin ningún tipo de protección.

Repincho Repúa, nuestro protagonista de esta entrañable historia, aprenderá a quererse así mismo y a decir “no” a los demás, pudiendo diferenciar lo que es un amig@ verdadero del que no lo es.

Lo más importante es aprender a cuidarse y decir no de vez en cuando.

 

Aquí puedes encontrar otras historias educativas para compartir.

Wonder. Todos somos únicos

 

Mi hijo no me cuenta lo que ha hecho en el colegio

Es muy común que las mamás y los papás que vienen a sesión con sus hij@s hagan un comentario parecido a este “no soy capaz que me cuente qué ha hecho en el colegio”.

Desde Aletea os vamos a dar 5 sencillos consejos para mejorar la comunicación con l@s niñ@s:

  1. Ponerse a su altura y mirarle a los ojos.
  2. Empezar a hacer preguntas muy concretas y de su interés:
    Por ejemplo: “¿Has jugado hoy con Dani?, “¿Qué ha sido lo mejor del día?, ¿Qué ha sido lo peor?”
  3. Mostrar un gran entusiasmo con lo que puedan contarnos:
    “¿Has jugado hoy con Dani?, sí ¿a qué habéis jugado?, al pilla-pilla, ¡qué divertido! A mi también me gustaba mucho jugar al pilla-pilla, ¿quieres que juguemos juntos esta tarde?”
  4. Compartir con ell@s anécdotas de cuando éramos pequeñ@s parecidas a las que está viviendo, para que se vea representado y comprendido.
  5. Animarl@s a que ahora sean ell@s los que nos pregunten algo de nuestro día, y si no son capaces, podemos contarles algo que sabemos que les va a gustar.
    Por ejemplo: “¿Sabes qué me ha pasado hoy? Cuando iba a coger el autobús para ir a la oficina me encontré 1€ en el suelo ¿qué quieres que cojamos en el quiosco?”

Además de ser importante encontrar la forma adecuada de cómo introducir una conversación con nuestr@s hij@s, también es importante elegir adecuadamente el momento, que debe ser tranquilo y divertido. La merienda es un buen ejemplo.

Herramientas para ayudar a nuestros hijos a mejorar su comportamiento

Como os prometimos la semana pasada, os traemos hoy algunas herramientas para ayudar a nuestr@s hij@s a mejorar su conducta, potenciando a la vez su autoestima y la seguridad en sí mismos. Os las describimos brevemente:

  • Conocer la causa que ha provocado la conducta que queremos eliminar del niñ@. Si por ejemplo insulta en el colegio, no emplearemos la misma solución si lo hace porque se aburre, si es porque otr@s niñ@s se lo han hecho él/ella antes, o por cualquier otro motivo. Parece muy obvio, pero son muchas las ocasiones en que se pasa por alto.
  • Cerciorarse de que está preparad@ para hacer lo que le estás pidiendo. ¿Estas segur@ de que sabe lo que le estás pidiendo?, ¿te ha entendido bien? Si la respuesta es “no” o lo dudas, entonces deberemos repetírselo, adaptarnos a su nivel y darle todas las ayudas necesarias para, poco a poco, ir retirando nuestra asistencia, hasta que lo pueda hacer de manera autónoma. Por ejemplo es probable que si les pedimos que recojan la mesa, nos entiendan peor que si les pedimos:”lleva tu plato a la encimera de la cocina. Muy bien. Ahora lleva los vasos… ahora los cubiertos…etc.”
  • Hacer de model@ para ell@s. Es importante que vean cómo sus figuras de referencia hacen lo que les pedimos que hagan. Aprenden más de lo que nos ven hacer que de lo que les decimos. Por ejemplo, no podemos pedirles que no griten mientras estamos gritando nosotr@s.
  • Usar el “no”, más la razón del porqué no y acompañarlo después de un “sí”. Es decir, darles explicaciones y sobretodo alternativas. Por ejemplo: “No puedes tirar las sillas al suelo porque se rompen, pero sí puedes tirar estas pelotas”.
  • Darle un espacio y tiempo para que se pueda regular cuando manifiesta una intensidad elevada en su emoción, hasta que sea de nuevo receptiv@.
    “Cariño, estás muy nerviosa, y es normal que no escuches, vamos a esperar un ratito a que se pase el enfado y después buscamos una solución juntas”.
  • Darle la oportunidad de buscar soluciones por consenso, siempre y cuando sea posible. Teniendo claro que algunas normas son innegociables (como las que están relacionadas con su seguridad o salud), hacerles partícipes de forma adaptada a su edad y capacidad, favorecerá el desarrollo de su autonomía y mejorará su autoconcepto.
    Si por ejemplo tarda más de lo previsto en hacer los deberes consumiendo el tiempo de juego que tenía asignado, se le puede invitar a buscar una solución alternativa, como sustituir el juego por una actividad gratificante después de cenar, y favorecer además así la flexibilidad y reducir la frustración.

Son solo algunas pistas sencillas que os pueden ayudar a resolver situaciones cotidianas empleando herramientas que no solo ayuden a mejorar la conducta, sino que ayuden a favorecer un desarrollo más saludable en vuestr@s hij@s. ¡Animaos a probar!

Castigos actuales

Hoy en día encontramos castigos que están bien vistos, como, por ejemplo, el “no prestar atención” o la famosa “sillita de pensar”. Desde Aletea vamos a poner en el punto de mira los castigos actuales y analizar con detalle las posibles consecuencias de automatizar su uso.

Es común escuchar en cualquier sitio, “cuando se pone así (pataleta) lo mejor es no prestarle atención”. Es importante empezar a diferenciar entre darle su espacio para que se regule, a aislarle o ignorarle.  El niñ@ está expresando emociones como la frustración, rabia, ira, etc. como proceso para volver a su estado de calma.

Dar a los niñ@s su espacio

Cuando esto ocurre, debe estar un adulto cerca con una actitud tranquila, ofreciéndole su ayuda siempre y cuando lo necesite.  Si por el contrario le ignoramos, el niño acabará aprendiendo que expresar y experimentar esas emociones es algo “de niños malos” y puede que a medida que vaya creciendo acabe interiorizando esa teoría hasta el punto que de adulto le cueste expresar sus emociones.

¿Es efectiva la sillita de pensar?

En relación a uno de los castigos actuales más utilizados, “la sillita de pensar” pasa algo parecido. Cuando el niñ@ sufre un estallido de alguna emoción y controla poco sus actos (por ejemplo, pega a un compañer@ porque quiere el coche que ést@ está utilizando) inmediatamente el niñ@ será dirigido a “la silla de pensar”, situada en el “rincón de pensar” (seguramente esta sillita esté siempre en ese lugar y en esa zona identificada por un pictograma) ¿Esto es efectivo? Si el objetivo es que recapacite sobre lo que ha ocurrido, la respuesta es no, porque un niñ@ no reprocesa y racionaliza un acontecimiento a corto plazo como lo haría un adulto o un mayor de 12 años.

Si el objetivo es que se relaje y vuelva a un estado de calma, entonces sí, pero sería mejor llamarlo por su nombre “la sillita de calma” sin estar apartada en el aula en forma de castigo.

¿Cuánto tiempo debe estar sentado un niñ@ en esta sillita? Normalmente se suele aconsejar 1 minuto por año de edad, pero claro, si el pequeñ@ tiene mucha necesidad de movimiento, a lo mejor sólo deberá estar 1 minuto.

La semana que viene explicaremos cuáles son las mejores herramientas para enseñar a nuestr@s pequeñ@s, ¡no os lo perdáis!

El juego de DimeDigo

Os presentamos el juego de DimeDigo, una herramienta divertida y creativa. Con ella se puede enseñar a l@s más pequeñ@s a expresar sus emociones y a comunicarse. También es útil para aprender habilidades tan importantes como la asertividad.

El juego de DimeDigo está cargado de historias protagonizadas por animales del bosque. Los personajes viven situaciones muy comunes en la vida de cualquier niñ@. Esto les sirve de modelo para regular sus emociones. Además, podemos encontrar dentro de este cuento un tablero con muchas casillas. Todas ellas están orientadas a animar a los jugadores a compartir experiencias, deseos, pensamientos, emociones, etc.

Os animamos a conocerlo.

Más lecturas  educativas recomendadas