La solidaridad en un banco

En el colegio Fernando de Rojas de Burgos ha surgido una brillante idea de una niña de 9 años, llamada Haizea.
Esta sugerencia surgió el curso pasado y se ha hecho realidad el pasado mes de septiembre. La idea consiste en la existencia de un banco singular en el patio del centro, que contiene un cartel que pone “banco de la amistad”. Su función es que, cuando algún niñ@ se sienta sol@, pueda sentarse para que algún compañer@ lo vea y lo invite a jugar.
La innovación ha traspasado los muros de ese colegio, haciéndose viral a través de las redes sociales.
Un pequeño gesto que trata de conseguir que la


de algunos niño@s deje de serlo y la convivencia en los patios sea más fácil.

¿Has probado la mesa de la paz en vez de enviar al rincón de pensar?

Es frecuente que para ayudar a las niñas y niños a controlar un berrinche, un conflicto con otro o un enfado descontrolado, utilicemos técnicas de regulación como el rincón de pensar o el tiempo fuera.

Aunque empleadas de forma adecuada, (con unas pautas concretas y durante un tiempo corto y determinado en función de la edad), pueden ser técnicas de ayuda para favorecer mejoras en su conducta, os presentamos hoy un recurso mucho más completo, que favorece tanto la gestión de la situación, como la mejora de la capacidad de autocontrol, y además ayuda a integrar la experiencia emocional de forma más saludable para sus cerebros.

Se trata de la conocida en la filosofía Montessori como mesa de la paz. Podemos denominarlo también rincón de la calma, espacio de tranquilidad, o como nos resulte más significativo.

Es un espacio en el que vamos a favorecer la vuelta a la calma de pequeñ@s y adultos (os animamos a probarlo también), ayudándonos a regular la emoción, a tomar conciencia de lo que nos pasa y de los miedos y deseos que hay debajo de esa respuesta de enfado. 

Es importante hacerlo, porque muchas veces, al intentar que una persona se calme, priorizamos el control de su comportamiento y aprendemos a bloquear las sensaciones y activaciones que haya detrás, pero no indagamos en la verdadera causa que las ocasiona. Aprendemos a reprimirlas, y no a atender lo que verdaderamente nos duele o daña.

Esto supone que vivamos con insatisfacciones y frustración crónica que podría ser muchas veces fácilmente resuelta, solo hay que pararse a mirar. Si entrenamos desde la infancia, como adultos nos será mucho más fácil resolver conflictos

Contaremos por tanto con varios elementos que acompañarán el proceso de regulación emocional, y nos ayudarán a conectar con nuestras necesidades más primarias para aprender a satisfacerlas, tanto por nosotros mismos, como haciendo peticiones a los demás.

Empezamos con un elemento que ayude a fijar la atención y así poder parar el pensamiento invasivo que nos lleva a elevar el enfado.

Podemos usar un reloj de arena, caja de música o bola de nieve. Deber ser de duración de aproximadamente un minuto, tiempo en el cual seremos capaces de parar y atender plenamente

A continuación utilizaremos un elemento “desestresor” para ayudar al cuerpo a liberar activación corporal. Suele ayudar un muñeco flexible que podamos apretar o estirar.

También usaremos una guía y termómetro de las emociones para identificar la emoción tengo y su nivel intensidad.

En función de la edad podemos usar libros como “El monstruo de colores” o “Emocionario”, o bien figuras o muñecos que resulten fáciles para hacer la identificación (Matrioskas, personajes Inside Out u otros que les puedan ayudar…)

Cuando se trata de un conflicto entre dos niñas o niños es recomendable usar alguno de los objetos como testigo del turno de palabra. Podemos utilizar el muñeco Desestresor por ejemplo.

También les facilitaremos unas pizarras para que puedan expresar si lo desean  mediante palabras o dibujos lo que ha ocurrido o cómo se sienten.

Mediante este proceso les resultará más fácil conectar con sus necesidades, así como rebajar el nivel de activación.

Usamos también un elemento para que puedan señalar la resolución o fin de conflicto, ya sea interno o con otra persona. Puede ser una campana, timbre o similar. 

Puede ser también un palo de lluvia o cuenco tibetano que puedan hacer sonar junt@s y además aporte un sonido relajante. A l@s más pequeñ@s les encanta utilizarlo.

Suele ser también frecuente incluir algún símbolo de paz, amor o calma, como un corazón, que pueda simbolizar el estado de conexión emocional positivo al terminar el proceso.

Estas son algunas propuestas, pero lo podéis personalizar a vuestro gusto y con elementos de los que dispongais.

Es importante vigilar el uso que se da a los elementos especialmente si el enfado está muy descontrolado y son más de un@, para que no lo usen indebidamente y puedan dañarse. Deben conocer las normas de respeto y buen trato en ese lugar antes de dejar que lo usen, o al menos estar en compañía o con supervisión de una persona adulta.

¡¡Animaos a probary contadnos qué tal os funciona!! 

 

¿Sola y a salvo? La app que no debería existir

Son incesantes los casos de violencia a mujeres, a manos de sus parejas o ex-parejas, de familiares, de desconocidos que asaltan…
Una cruda realidad que deja poca opción a discusiones.
Apostamos por un futuro en que los hombres respeten, traten y apoyen a las mujeres como iguales en todas las circunstancias, y en que nosotras dejemos de acelerar o mirar atrás si oímos pasos y podamos caminar solas, tranquilas y libres.
Mientras eso llega, vemos un ejemplo de las nuevas generaciones concienciadas y volcando su talento a través de las nuevas tecnologías en la búsqueda de una solución.
Como bien se apunta en el video, el trabajo está en educar y en concienciar para generar el cambio que necesitamos en la sociedad, y entretanto, estas chicas jóvenes, valiosas y valientes presentan esta aplicación para favorecer la “sensación de seguridad”.
Mientras, habrá que seguir esperando la seguridad que debería haber en realidad, la seguridad de sentirnos a salvo en las calles independientemente del sexo que tengamos. La que haría que esta app nunca hubiese existido.
Os dejamos aquí su video de presentación.
https://youtu.be/PaxPIBTx8Us

La química del AMOR

En NH Neuro Training hemos encontrado este interesante post donde se refleja de manera visual y clara el apego entre una madre y su bebé cuando ésta le besa en la frente.  Se observa claramente como se activan áreas cerebrales concretas relacionadas con la experimentación de emociones como el amor y la confianza, produciendo una explosión de Oxitocina (la hormona del amor), dopamina,  serotonina y vasopresina, lo que provoca el estrechamiento del vínculo entre ambos.

Os dejamos el texto que acompaña y explica la imagen

“This is the world’s first ever magnetic resonance image showing a mother and child’s bond.
The image is of neuroscientist Rebecca Saxe kissing her two month old son.

The child’s brain appears to be smoother and darker. This is because it has significantly less white matter. White matter is comprised of myelin, which is fatty tissue that acts as insulation for the wires that communicate messages inside your brain.

The activations in the image do not refer to the act of kissing but to the organisation of functional activity in infant brains.

Kissing causes a chemical reaction in your brain, including a burst of the hormone oxytocin. Oxytocin is often referred to as the ‘love hormone’ because it stirs up feelings of affection and attachment.

Kissing activates the brain’s reward system; releasing dopamine which makes us feel good. It also releases vasopressin which bonds mothers with babies and romantic partners to each other. It also releases serotonin which helps to regulate our mood”.

Lo que te explica el apego

En Aletea entendemos que la manera en que las personas nos relacionamos con el mundo y con nosotras mismas está determinada en gran medida por el tipo de apego que hemos desarrollado en los primeros años de nuestra infancia

Ser conscientes y entender la relevancia que tiene el apego en nuestra vidas, puede ayudar enormemente tanto a conocernos y entendernos como adultos, como a criar a nuestras hijas e hijos favoreciendo su seguridad y además unas relaciones más saludables.

El Instituto Karyn Purvys de desarrollo infantil en Texas ha creado este vídeo en el que de forma muy gráfica y visual explica tanto los tipos de apego como su manifestación en bebés y el desarrollo emocional.

Os lo dejamos aquí y esperamos que os ayude a reflexionar sobre vuestra propia historia y/o la manera de ejercer la crianza con nuestras pequeñas y pequeños.

 

Escritoras, no princesas

Esta viñeta de Marta Piedra es una muestra más de cómo las nuevas generaciones no van a estar dispuestas a seguir asumiendo que les escriban el cuento. Las niñas de hoy ya no quieren ser princesas, o quizá sí, pero en cualquier caso serán ellas quienes  lo decidan.

Ojalá el resto de la sociedad tuviese las cosas tan claras y permitiese que esa autonomía sea real ya. Cada una y cada uno de nosotras y nosotros tenemos un gran papel al respecto.

Favorezcamos que nuestras niñas sean libres, fuertes, autónomas, capaces y seguras; favorezcamos que nuestros niños sean respetuosos, concienciados con la igualdad, buenos compañeros… en las nuevas generaciones estamos tejiendo el futuro, dejemos que lo escriban por sí mismas.

Primeras impresiones

Os presentamos un vídeo donde se recoge de manera divertida, clara y sencilla el poder de las primeras impresiones y de la generosidad.

Snack Attack es un corto de animación galardonado y que rápidamente se ha hecho viral. Creado por Eduardo Verástegui y su productora Metanoia Films, logra envolver al espectador en la historia, consiguiendo por momentos vernos reflejados en ambos personajes en alguna ocasión de nuestras vidas.

Al ver el vídeo entiendes cómo hoy en día, casi sin darnos cuenta, construimos nuestras propias opiniones basándonos en las primeras impresiones por la apariencia, impidiéndonos ver más allá, llevándonos así, muchas veces a agradables sorpresas.

Otro tema que se recoge en el vídeo es el concepto de la generosidad, que para algunos puede ser definida como la capacidad de compartir bienes materiales, pero creemos que puede englobar mucho más, refiriéndose a la capacidad de empatizar con el otro y poder prestarle la ayuda que necesite.

Os recomendamos verlo en familia y enseñar a los más pequeños la fuerza que a veces pueden llegar a tener estas impresiones y la importancia de rectificar si nos hemos equivocado.

Leonardo, el fracasado

La figura de Leoanrdo da Vinci la asociamos a genialidad y éxito en diversas disciplinas, aunque en la celebración de su quinto centenario se nos aproxima más de cerca su figura como persona.

Este video habla de cómo vivió el fracaso, el rechazo, de cómo una persona puede caerse, pero no por ello, hundirse, sino levantarse una y otra vez.

En tiempos en los que no hay espacio para el malestar o la derrota, que vivimos en un mundo competitivo y lleno de impostura sobre nuestra vida en redes sociales, consideramos muy importante poder darnos el permiso de experimentar, de dudar, de practicar la prueba y el error…

Especialmente importante consideramos poder transmitirles estos valores a las niñas y niños que están formándose como personas, para que incorporen la naturaleza de su propio aprendizaje, con sus equivocaciones incluidas, sin temor a ser rechazad@s por ello.

Fomentemos en la infancia, la observación, la experimentación tangible, el ensayo y error como método de aprendizaje, dejemos que se equivoquen, que se caigan y aprendan nuevos caminos… fomentemos así la genialidad del fracaso.

Y tú, ¿te atreves a fracasar?

El estrés de hoy, el instinto del miedo de nuestros ancestros

Os traemos hoy un animado video creado por Walt Disney en los años 70, en el que explicaba al público infantil cómo funciona nuestro cerebro y las reacciones del miedo y el estrés en nuestra vida cotidiana.

No puede estar más en boga en la sociedad actual, en la que la prisa, el miedo al fracaso, y la sensación de vulnerabilidad nos acompañan de forma frecuente.

Son muchos los casos de estrés elevado y sintomatología ansiosa que nos llegan, sin entender muy bien por qué el cuerpo reacciona con potentes crisis de ansiedad, somatizaciones de tipo gástrico, o del sistema nervioso, muchas veces en los momentos menos esperados.

Por eso desde Aletea intentamos favorecer siempre la conexión con el cuerpo, que es la mejor fuente de información sobre nuestro propio estado de salud, y que nos envía señales constantemente que nos indican que debemos ajustar nuestra actividad diaria antes de traspasar determinados límites y mantener una salud adecuada. 

Por ello os invitamos a verlo, porque de una forma amena y simpática podemos comprender un poco mejor nuestras reacciones fisiológicas y la importancia de escuchar y atender al cuerpo un poco más y mejor en el día a día. 

Esperamos que os guste.

 

Acompañando en la emociones

Buenos días aleteras y aleteros.

Seguro que os resulta común escuchar a vuestro alrededor frases del tipo “no llores”, “no lo pienses más”, “es mejor que pienses en lo positivo”, etc.

Y es que es natural que cuando tenemos a una persona querida pasando por un momento difícil, deseemos que vuelva a sentirse tranquila y aliviada cuanto antes, pero a veces, nuestra ayuda puede provocar justo el efecto contrario si usamos este tipo de frases, ya que esa persona puede sentir que no se le está escuchando, ni dejando espacio para liberar la carga emocional al instarle a que bloquee o reprima el llanto.

En dichas situaciones, es importante tener claro que es muy probable que no vayamos a poder quitar el dolor que esté sintiendo nuestro ser querido, pero sí podamos hacer que esa persona se sienta acompañada, escuchada y comprendida, validando sus estados emocionales.

En el rincón de “Revolucionando el aula” hemos encontrado esta imagen donde se agrupan de manera clara y sencilla algunas frases que acogen esos sentimientos y favorecen que la persona tenga un lugar seguro donde expresar sus emociones, necesidades y deseos, y así se pueda sentir acompañada en esos duros momentos. Así se favorece que aparezca el alivio de forma más natural y que no se de lugar a la vergüenza o la culpa que a veces se nos añade en estos estados.

Como veis, tenemos en nuestra mano, con unos sencillos cambios en la manera de abordar las emociones, la posibilidad de favorecer un mejor desarrollo emocional de las personas que queremos. ¿Os  animáis a probar?