Castigos actuales

Hoy en día encontramos castigos que están bien vistos, como, por ejemplo, el “no prestar atención” o la famosa “sillita de pensar”. Desde Aletea vamos a poner en el punto de mira los castigos actuales y analizar con detalle las posibles consecuencias de automatizar su uso.

Es común escuchar en cualquier sitio, “cuando se pone así (pataleta) lo mejor es no prestarle atención”. Es importante empezar a diferenciar entre darle su espacio para que se regule, a aislarle o ignorarle.  El niñ@ está expresando emociones como la frustración, rabia, ira, etc. como proceso para volver a su estado de calma.

Dar a los niñ@s su espacio

Cuando esto ocurre, debe estar un adulto cerca con una actitud tranquila, ofreciéndole su ayuda siempre y cuando lo necesite.  Si por el contrario le ignoramos, el niño acabará aprendiendo que expresar y experimentar esas emociones es algo “de niños malos” y puede que a medida que vaya creciendo acabe interiorizando esa teoría hasta el punto que de adulto le cueste expresar sus emociones.

¿Es efectiva la sillita de pensar?

En relación a uno de los castigos actuales más utilizados, “la sillita de pensar” pasa algo parecido. Cuando el niñ@ sufre un estallido de alguna emoción y controla poco sus actos (por ejemplo, pega a un compañer@ porque quiere el coche que ést@ está utilizando) inmediatamente el niñ@ será dirigido a “la silla de pensar”, situada en el “rincón de pensar” (seguramente esta sillita esté siempre en ese lugar y en esa zona identificada por un pictograma) ¿Esto es efectivo? Si el objetivo es que recapacite sobre lo que ha ocurrido, la respuesta es no, porque un niñ@ no reprocesa y racionaliza un acontecimiento a corto plazo como lo haría un adulto o un mayor de 12 años.

Si el objetivo es que se relaje y vuelva a un estado de calma, entonces sí, pero sería mejor llamarlo por su nombre “la sillita de calma” sin estar apartada en el aula en forma de castigo.

¿Cuánto tiempo debe estar sentado un niñ@ en esta sillita? Normalmente se suele aconsejar 1 minuto por año de edad, pero claro, si el pequeñ@ tiene mucha necesidad de movimiento, a lo mejor sólo deberá estar 1 minuto.

La semana que viene explicaremos cuáles son las mejores herramientas para enseñar a nuestr@s pequeñ@s, ¡no os lo perdáis!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.