Entradas

Los celos, ¿muestra de amor o de inseguridad?

Habitualmente las personas sentimos miedo al imaginar que podemos perder algo que queremos. En el seno de una relación de pareja estos miedos o inseguridades se pueden traducir en celos. Y es que los celos son sentimientos que surgen cuando sospechamos que la persona amada siente amor o cariño por otra lo cual nos lleva a retenerla de manera irracional.

Sentirnos celos@s, en cierta medida, pueden alertarnos sobre algo en nuestra relación que no va bien, y movilizarnos al cambio para mejorarlo.  Estos celos representan una actitud sana que no dañan a los demás porque son pasajeros y surgen por un motivo real que lo justifica.

No obstante, cuando manifestamos los celos de manera descontrolada e irracional estamos poniendo en peligro nuestra relación y bienestar emocional. En ese momento se recomienda pedir ayuda a un profesional para explorar el motivo por el cual se adopta esa actitud tan dañina hacia nosotr@s mism@s y hacia la pareja.

Los celos son una expresión de inseguridad, baja autoestima e incluso ansiedad que sufre una persona respecto a su pareja. La desconfianza y falta de control que siente, hace que se muestre dominante frente al otro miembro pareja y si esto se mantiene durante mucho tiempo, acabará desembocando en una espiral tan dañina que deteriorará la relación hasta llegar a romperla.

Pero, ¿cómo identificar a las personas celosas?. Te mostramos una serie de indicativos que te ayudará a detectarlas.

  1. Quieren saber en todo momento lo que has hecho, donde has estado y con quién.
  2. No se fían de tus respuesta y preguntan a terceras personas para corroborar tu versión.
  3. Registran tus objetos personales buscando la confirmación de las sospechas de sus celos (móvil, ordenador, cartera, etc.).
  4. No les caen bien tus amig@s.
  5. Piensan que ocultas algo cuando cambias alguna rutina.
  6. Cuando cuidas tu imagen personal creen que lo haces para gustar a otras personas.
  7. Vuelven a casa a horas inesperadas para intentar sorprenderte con otra persona.
  8. Justificarán los celos aludiendo que te quiere y se preocupa por ti.
  9. Les molestará que salgas sól@ con tus amig@s.
  10. Utilizarán las redes sociales para buscar información de ti.
  11. Se mostrarán desconfiad@s y vigilantes, y a menudo tendrán estallidos de ira si ven peligrar aquello que creen que le pertenece.
  12. Viven en un estado de infelicidad constante debido a sus miedos y sus constantes sospechas de engaño.

Las causas de los celos varían de una persona a otra. Generalmente tienen que ver con tres factores. Uno de ellos es el tipo de relación que establecimos con nuestros padres cuando éramos pequeños en cuanto a que no sentimos cubiertas ciertas necesidades de protección y de cariño. También puede deberse a alguna experiencia traumática vivida en una relación anterior o a alguna característica más personal como la necesidad de control constante o falta de habilidades sociales.

Por tanto, abogamos porque la prevención de los celos se inicie durante la infancia, aprendiendo valores como la tolerancia, el respeto y el reconocimiento de los derechos del otro. Los padres tienen una gran responsabilidad en que no aparezca la inseguridad que generan los celos, y esto se consigue criando a niñ@s segur@s que se sientan queridos y valorados por lo que son desde pequeños. Esto, sumado a una buena comunicación dentro de la pareja nos ayudará a evitar una sensación de angustia e infelicidad respecto a la persona que queremos. Y como ya se ha mencionado anteriormente, no debemos descartar la opción de acudir a un profesional en cuanto veamos las señales que anticipan que nuestra relación de pareja está en peligro.