¿CÓMO ENSEÑARLE A COMPARTIR?

“Dale el coche, él también quiere utilizarlo, tú puedes jugar con la pelota”, “hay que compartir”, “no puedes ser egoísta”…

Cuando trabajamos con niños una de las demandas más comunes que nos encontramos, por parte de las familias, es la necesidad de que sus hijos puedan dejar sus cosas y compartirlas con otros niños.

Cuando comparten sus juguetes es un signo de buena educación y amabilidad y eso nos reconforta como adultos. El problema está cuando esto no es así. Entonces podemos caer en el error, de ser nosotros los que prestamos cosas que no son nuestras y el niño estará aprendiendo muchas lecciones en un solo momento:

-Aprenderá que se pueden dejar las cosas que no nos pertenecen, como está haciendo papá.

-También aprenderá a no respetar los deseos y las necesidades de los demás, porque es más importante lo que dicten los valores sociales .

-Por último y no menos importante, entenderá, que mis padres no me está entendiendo ni escuchando.

“Hace unos días estaba en el metro y escuché una conversación entre dos amigas. Una, la que parecía más preocupada, decía: “el domingo subí al desván y cogí la bicicleta de Miguel, la que ya no utilizaba porque le quedaba pequeña y se la di a su vecina, pues no sabes el pollo que me llegó a montar por la bicicleta que ya no le hacía ni caso, tardó en calmarse más de una hora y al final hasta acabé castigándolo sin bajar a la piscina”

Si nos posicionamos desde el punto de vista del niño, hemos aprendido que  a partir de ahora, vamos a utilizar TODO, para que mi madre no se crea en el derecho de dar algo a personas casi desconocidas, sin consultarme.

Ahora los lectores os estaréis preguntando, “entonces, ¿cómo lo hacemos?

  1. Es importante que antepongas las necesidades, deseos y emociones del niño ante lo que dictan los rituales sociales. Por ejemplo “creo que es el momento de dar la bici, a ver cómo reacciona cuando se lo exponga y si veo que le agita demasiado, esperaré a volverlo a proponer y cuando esté preparado la regalaremos”
  2. No etiquetes cuando no quiera compartir “no seas egoista”, “eres malo”…etc.
  3. No tengas prisa, si no está preparado, dale el tiempo que necesite para que poco a poco pueda ir compartiendo sus juguetes y su espacio.
  4. Ayúdale a expresar cuáles son sus necesidades y deseos “veo que te estás enfadando porque no quieres dejarle la pelota”
  5. Ayúdale a buscar soluciones al problema de manera consensuada “No quieres dejarle tu cuerda aunque ahora no la estés utilizando, ¿cómo lo podemos solucionar?, papá tiene una idea ¿quieres escucharla?”
  6. Busca soluciones en que ambos protagonistas salgan beneficiados, como por ejemplo organizar un juego conjunto.
  7. Una vez que preste el juguete, en el momento que lo quiera recuperar, se lo entregarás inmediatamente, para que aprenda que todo lo que presta, vuelve cuando lo necesita.
  8. Haz de modelo para tu hijo. Si ve cómo compartes tus cosas, utilizas la palabra compartir para describir sucesos agradables y ve como obtienes refuerzo por parte de los demás, es más probable que poco a poco él vaya aprendiendo a ser generoso.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.