Acoger la frustración

No ser capaz de hacer obedecer a mi hij@, no conseguir que cuadren las cuentas después de hacer un cálculo tres veces, que tu pareja siga en sus trece sin ponerse en tu lugar a pesar de explicarle una y otra vez tu postura, o que después toda una mañana cocinando se te queme la comida…

Todas ellas son situaciones cotidianas pero difíciles de digerir, que  suelen generar en nosotros una sensación incómoda y desesperanzadora.  Es el sentimiento de frustración, uno de los los más desagradables y difíciles de manejar. Es una sensación que nos activa enormemente y de las que consiguen con más facilidad sacarnos de nuestras casillas.

Su potencia se relaciona con la conexión neuronal que se produce, mediante la cual sensaciones similares de vivencias anteriores se suman a la del momento presente y disparan su intensidad.

Está relacionada con la sensación de no conseguir algún propósito, y esta vivencia se conecta directamente con un aspecto fundamental para sostener nuestra propia identidad, la sensación de valía. Se pone en entredicho tanto nuestra capacidad para alcanzar logros como el valor que los demás nos otorgan, y ante una amenaza tal nuestro organismo activa todas las alarmas para defendernos del tremendo ataque que supone para nuestra autoestima personal y social.
Es por eso que la respuesta hacia los demás cuando nos sentimos frustrados puede ser hostil e injusta en muchas ocasiones. Lo que suele conllevar más tarde una sensación de culpa por habernos “pasado de la raya con el otro”.
Por ello es bueno recordar algunos aspectos que quizá te ayuden a recuperar el control emocional antes de sacar las garras ante aquello o aquellos que te hayan frustrado:
1.Es normal sentir rabia ante la frustración, nos pasa a todas las personas y poder liberar la activación que nos genera en el cuerpo ayuda a que se pase.
2. Tómate tu tiempo para desahogarte, respirar y recuperar el sosiego, antes de interaccionar con otros.
3. La intensidad de tu emoción probablemente no habla sólo de esta situación, sino que está trayendo sensaciones antiguas que la incrementan, por lo que intentar relativizar y centrarnos en el hecho en concreto puede ayudar a rebajar la intensidad.

4. Lo que haces habla de los que haces, no de lo que eres. No conseguir un propósito en un momento dado, sólo dice eso, que no lo has conseguido en ese momento, no significa que no tengas capacidad para conseguirlo en otra ocasión o que no haya otras muchas cosas que sí eres capaz de alcanzar.

5. Cuida tu discurso. El relato que construyas de ti mism@, la manera en que te cuentas la manera de alcanzar o no tus objetivos puede ser constructivo o muy destructivo para ti…está en tus manos que la frustración te venza o te fortalezca… lo que creas es lo que crearás.
Así que no luchemos contra la frustración, démosle el hueco que necesita y aprendamos a vivir con ella sin hacernos daño ni  a nosotr@s mism@s ni a las personas que tenemos cerca.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *